Citas de Johann Wolfgang von Goethe

Johann Wolfgang von Goethe (1787/88, Weimar, The Goethe National Museum)
Kauffmann Angelica Maria Anna Katarina (1741-1807)

Johann Wolfgang von Goethe, (28.08.1749 - 22.03.1832) escritor alemán.

El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada.

Obrar es fácil, pensar es difícil; pero obrar según se piensa, es aún más difícil.

El hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio.

La noche es la mitad de la vida y la mejor mitad.

El día es excesivamente largo para quien no lo sabe apreciar y emplear.

Es peligroso todo aquel que no tiene nada que perder.

Es un gran error creerse más de lo que uno es, o menos de lo que uno vale.

Ciertos libros parecen haber sido escritos no para aprender de ellos sino para que se reconozca lo que sabía su autor.

Si cada uno limpia su vereda, la calle estará limpia.

Lo que puedas hacer o soñar, ponte a hacerlo. La osadía está llena de genialidad, poder y magia.

No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer.

Con el conocimiento se acrecientan las dudas.

Si se quisieran estudiar todas las leyes, no habría tiempo material de infringirlas.

Si yo pinto mi perro exactamente como es, naturalmente tendré dos perros, pero no una obra de arte.

Sólo es digno de libertad quien sabe conquistarla cada día.

Nadie es más esclavo que el que se tiene por libre sin serlo.

Una mujer y un vaso de vino curan todo mal, y el que no bebe y no besa está peor que muerto.

El comportamiento es un espejo en el que cada uno muestra su imagen.

El talento se cultiva en la soledad; el carácter se forma en las tempestuosas oleadas del mundo.

Renunciar a nuestra libertad es renunciar a nuestra calidad de hombres, y con esto a todos los deberes de la humanidad.

Lo que no comprendemos no lo poseemos.

Antes la injusticia que el desorden.

10 comentarios:

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Me abono a ésta:

Es peligroso todo aquel que no tiene nada que perder.

Mª Jesus dijo...

Esta me ha gustado:

El día es excesivamente largo para quien no lo sabe apreciar y emplear.

Cuanta verdad encierran todas las frases, por cierto mañna analizare algunas con mis alumnos, jeje, cuanto tienen de buenos tus blogs.

©hannibal dijo...

tu no eres la maría jose que canta.. no?

saludos del nuevo vecino
Hannibal

Carlos Alberto Arellano dijo...

María José:

El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada.

Es cierto. Y también es cierto que aquellos que nada hacen... son los más deseosos de criticar. El mundo se divide en críticos... y hacedores.

Obrar es fácil, pensar es difícil; pero obrar según se piensa, es aún más difícil.

Cierta vez, cuando ya estaba listo el almuerzo, la mamá de Bill Gates lo llamaba... una y otra vez. Pero Bill no le hacía caso. Ante una nueva llamada de su madre, Bill (algo molesto) le contestó: Mamá, ¡estoy pensando!

El hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio.

Y también es muy bueno tomar como modelos a esos grandes hacedores.

La noche es la mitad de la vida y la mejor mitad.

«Sobre todo cuando hay luna llena...» (Dijo un hombre lobo.

El día es excesivamente largo para quien no lo sabe apreciar y emplear.

Y (en especial) para quién no sabe qué diablos hacer con su vida.

Es peligroso todo aquel que no tiene nada que perder.

Es cierto. ¡Muy peligroso! Y, por desgracia, el mundo está lleno de gentes que nada tienen que perder.

Es un gran error creerse más de lo que uno es, o menos de lo que uno vale.

Para Salvador Dalí fue una bendición que Gala le hiciera ver, como nunca antes y con toda claridad, lo mucho que valía y lo talentoso que era.

Ciertos libros parecen haber sido escritos no para aprender de ellos sino para que se reconozca lo que sabía su autor.

Así es. Eso mismo decía Albert Einstein. Muchos libros parecen haber sido escritos más para lucimiento del escritor... que para entendimiento de los lectores.

Si cada uno limpia su vereda, la calle estará limpia.

¡Ah, sería maravilloso que todos limpiáramos nuestras veredas!

Lo que puedas hacer o soñar, ponte a hacerlo. La osadía está llena de genialidad, poder y magia.

«Ah, Salvador Dalí (dijo una vez el maestro), ¡ahora lo sabes! Quien sueña con ser un genio... se convierte en tal.»

No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer.

Y sí, no es suficiente con soñar. ¡Hay que poner manos a la obra!

Con el conocimiento se acrecientan las dudas.

Y si seguimos así, tendremos cada vez más especialistas que lo sabrán todo... de nada.

Si se quisieran estudiar todas las leyes, no habría tiempo material de infringirlas.

Y si tuviéramos que hacer todos los exámenes que nos proponen los médicos... no nos quedaría tiempo para enfermarnos.

Si yo pinto mi perro exactamente como es, naturalmente tendré dos perros, pero no una obra de arte.

Totalmente de acuerdo. Me gusta cuando la obra de arte me muestra algo que nunca vi o soñé o imaginé. Ahí es cuando mi corazón estalla de alegría.

Sólo es digno de libertad quien sabe conquistarla cada día.

¿Son palabras de Goethe o de Thomas Paine?

Nadie es más esclavo que el que se tiene por libre sin serlo.

Muy interesante.

Una mujer y un vaso de vino curan todo mal, y el que no bebe y no besa está peor que muerto.

Me queda claro que Goethe no era ningún tonto.

El comportamiento es un espejo en el que cada uno muestra su imagen.

Más que nuestras palabras, son nuestros actos los que mejor hablan
de nosotros.

El talento se cultiva en la soledad; el carácter se forma en las tempestuosas oleadas del mundo.

Y lo ideal es cometer todos los errores que podamos... mientras somos jóvenes. Para estar libres de ellos una vez que lleguemos a la madurez.

Renunciar a nuestra libertad es renunciar a nuestra calidad de hombres, y con esto a todos los deberes de la humanidad.

Sería lindo vivir en un mundo en el que todos se sintieran y fueran libres.

Lo que no comprendemos no lo poseemos.

Y lo que no conocemos... no lo vemos.

Antes la injusticia que el desorden.

¡Mmmm...!


Saludos.

Oscar Mendizábal dijo...

Qué alegre venir de visita por tu tren, y abordar un vagón lleno de sabias reflexiones.

hasta luego.

María José dijo...

Grego:
Ese es peligrosísimo. Como lo son aquellos que no les importa perder nada o hacerles perder a los demás.
Un saludo.

Mª Jesús:
El tiempe no es oro, sino un tesoro. Un tiempo perdido no vuelve a recuperarse por eso debemos aprovecharlo bien.
Un saludo y muchas gracias.

Hannibal:
¡¡ Ojalá fuera un cantante exitosa !! Pero no, solo canto en reuniones familiares o de amigos.
Bienvenido al vecindario.

Carlos Alberto:
Has comentado cada una de las citas, eres un fenómeno.
Gracias por tu esfuerzo y por el tiempo que me has dedicado.

No podemos comprender aquello que ignoramos, añadiría yo.

Coincido contigo en la última cita, me dejó pensativa y dudosa. Se refiere a la política, supongo.

Goethe era muy inteligente y humano. Era otro "sabio".

Un saludo y muchas gracias.

María José dijo...

Óscar:
Me alegro de que mi Tren resulte alegre, jamás quisiera transmitir tristezas, ja ja.

Un saludo.

Palas dijo...

demasiado buenas sin duda!!!

muy buen blog sin duda, aqui me tendra de visiting mas a menudo! jeje

saludos

María José dijo...

Palas:
Las puertas de este blog estarán siempre abiertas para recibirte.

Muchas gracias y un saludo.

Palas dijo...

jajaja despues de darle y darle a ver como era que había llegado a tu blog me metí de nuevo a ver que te había comentado y encontré mi respuesta jajaja...

Fue por medio del blog de Hannibal que vive a caer por estos lados jejeje...

Así que aquí estoy... jeje saludos de nuevo y gracias por tu visita!

Compartir esta entrada:

Bookmark and Share
Related Posts with Thumbnails