El Diamante Negro (Sorte Diamant)



El edificio anexo a la Biblioteca Real (Kongelige Bibliotek) es una de las actuales muestras de la aquitectura moderna y una de las representaciones arquitectónicas contemporáneas de Copenhague junto con el edificio de la Nueva Opera (Operaen)

El edificio actual de la Biblioteca Real (Kongelige Bibliotek) fue construido en 1606 por Hans J. Holm en un estilo que se inspira en las formas medievales.

Fundada en 1670 por Frederik III, es la mayor biblioteca de Escandinavia, con unos tres millones de libros, y miles de mapas, manuscritos e incunables que datan del siglo XVII.




En 1999 la Biblioteca Real fue ampliada con un llamativo edificio conocido popularmente como el Diamante Negro (Sorte Diamant), de granito y cristal, obra de los arquitectos Schmidt, Harmer y Lassen.

Esta original obra de forma cúbica y paredes inclinadas, con sus siete pisos y 21.000 metros cuadrados, está privilegiadamente ubicada sobre el Canal de Christianshavn.


La luz del sol refleja en el agua y brilla en el edificio como si estuviera hecho de miles de diamantes.

Hace un efecto de espejo y al pasar ante él refleja las imágenes de forma que da la sensación como si flotara en el agua.


video

Fue nominada al premio Mies van der Rohe del 2000 y le fueron otorgados los galardones Nykredits 2001 y Du Pont Benedictus 2003.

El revestimiento de la fachada del Diamante Negro lo forman más de 2.500 metros cuadrados de granito (Absolute Black) traido de Zimbabwe (Africa), que fue cortado y pulido en Italia. La estructura de acero del atrio viene de Polonia, el vidrio del atrio de Alemania y el piso de los corredores interiores de España.

El coste de este cofre de la sabiduría y la cultura ha sido de 75 millones de dólares y ha permitido que la capacidad de volúmenes haya aumentado de 40. 000 a más de 200.000.

Es lo que se llama una biblioteca del siglo XXI que no se restringe a almacenar libros, sino a ser un completo centro cultural. Dispone también de una librería, cafetería, restaurante, una terraza techada, salas de exposiciones y un auditorio para 600 personas, que acoge conciertos, montajes escénicos y conferencias.


ENLACES:

- ÍNDICE de ARQUITECTURA.

- Ver todos los artículos sobre Arquitectura de este blog.

- Ver todos los artículos sobre Copenhague de este blog.

3 comentarios:

Gabriel Cayetano dijo...

¿Si me gustan las bibliotecas? Sí, me gustan mucho. Y este Diamante Negro es una hermosa biblioteca. No me lo van a creer, pero yo he vivido miles años. Y tuve el gusto, el enorme placer, de conocer los interiores de la Biblioteca de Alejandría. Recuerdo sus salas de disección. Recuerdo sus fuentes y columnatas. Sus jardines botánicos. Su zoológico. La gran sala comedor donde se reunían los grandes sabios. Sus rollos de papiro. Medio millón de rollos de papiro. Sufrí mucho cuando la destruyeron.

Muy buena entrada. Muy interesante.

Saludos.

Cleopatra dijo...

Gabriel Cayetano:
¡¡ Qué suerte tuviste de contemplar, disfrutar y saborear la cultura de ese lugar egipcio !!

El Faro de Alejandría, una de las 7 maravillas del mundo, también fue destruído.
¿Lo viste también?
Funcionaba con una hoguera arriba, en lo más alto, para que se viera desde los puntos más lejanos. Un hombre había de cuidar de que el fuego de la hoguera nunca se apagara.
Un día subí arriba con dos de mis mejores amigos, quedé maravillada de las vistas y del trabajo duro e incansable de ese hombre.
El mediterráneo y la ciudad se extendían ante mis atónitos y emocionados ojos.

Hay una nueva Biblioteca en Alejandría, moderna y con las últimas tecnologías.

¡¡ Habrá que ir a verla !!

Un saludo y gracias.

Gabriel Cayetano dijo...

Sí, claro, recuerdo ese enorme faro, el Faros. La ciudad de Alejandría era opulenta, monumental, majestuosa. Yo extraño mucho esos lejanos días de mi vida.

Saludos.

Compartir esta entrada:

Bookmark and Share
Related Posts with Thumbnails