Lewis Wolpert: La depresión

Lewis Wolpert ( conferencia de Sigtuna, 2008)


Lewis Wolpert (1929) divulgador científico y catedrático de Biología aplicada a la Medicina en el Departamento de Anatomía y Biología del desarrollo de The University College de Londres. Formado en Ingeniería Civil en Suráfrica, en 1995, en el King's College de Londres, reorientó su investigación a la biología celular . Su investigación está centrada en los mecanismos implicados en el desarrollo del embrión. Desde 1980 es miembro de la Royal Society.

En 1999 publicó el libro "Malignant Sadness. The Anatomy of Depression". En este libro cuenta su experiencia depresiva a la que denominó "tristeza maligna" y lo difícil que fue para él superar la crisis que padeció y que hizo sufrir tanto a su segunda esposa.

Las continuas amenazas suicidas de Lewis de arrojarse al Támesis desde un puente durante más de tres años, atormentaban a su esposa de tal manera, que ella era incapaz de luchar contra el cáncer que la llevó a la tumba.

Lewis, en cambio, ha llegado a una avanzada edad con una buena salud física y mental gracias a la decisión que tomó de investigar y tratarse esa enfermedad tan ignorada por muchos.

El llamarle "tristeza maligna" es muy acertado ya que la depresión (considerada como una enfermedad del cerebro) no sólo es uno de los factores internos de la desdicha sino que es el más destructor de todos los factores que crecen en nuestro ser, provoca que el enfermo pierda la esperanza y las ilusiones y se centre en sus propias desgracias y en el miedo.

Es por eso que la depresión es una grave enfermedad a la que no se le atiende debidamente en la mayoría de los casos.

Así como ahora estamos sufriendo los costes de las enfermedades causadas por el alcohol y el tabaco, dentro de unos años, constataremos el enorme coste social en que habremos incurrido al no abordar seriamente el problema de la salud mental actualmente.

ENLACES:


5 comentarios:

Mª Jesus dijo...

Hola Mª Jose:
Creo que es una enfermedad muy importante para ser estudiada, son muchas las personas que las sufren y los demás tenemos pocas herramientas para ayudarlos, incluso considero que la solución no está en tanto tratamiento a base de fármacos que se administran.
Hay que enamorarse de la vida, lo bello, lo que nos anima, etc... y ver con ojos nuevos aquello que nos hace daño. Hay que ocupar el tiempo libre que se tiene en exceso para que nuestra mente esté ocupada y entretenida.
Ya sabeis, todos a crear blog y visitarnos. Jejeje
Un besazol.

Alfa79 dijo...

Esa tristeza que envuelve la depresión se afirma y presenta de muy diferentes formas.

A veces, mediante una tristeza profunda que inhibe las funciones psíquicas, otras veces con el llamado trastorno bipolar (fases de hiperactividad que se cruzan con otras de un profundo decaimiento), en otras ocasiones con alteraciones del pensamiento y de las actitudes personales (estrés, tristeza encubierta, ansiedad ante los problemas de todo tipo -personales, sociales, familiares, laborales-). Incluso, se detectan depresiones en personas que tienen un comportamiento y unas actitudes de completa normalidad.

María José: dices que "dentro de unos años" conllevará un enorme coste social. Pues, por desgracia y según las últimas estadísticas del Ministerio de Sanidad, los medicamentos antidepresivos (incluídos los ansiolíticos) son el grupo de medicamentos que más gasto generan en nuestra sociedad (tras el grupo de los analgésicos como el paracetamol, aspirina, ibuprofeno, etc).

La depresión tiene dos fases: la biológica (deficiencia o alteración de la serotonina y otras sustancias relacionadas) y la psíquica (pérdida de las ganas de vivir, en donde el alma -el pensamiento interior- influye más de lo que parece).

Los medicamentos son importantísimos (una regulación bioquímica). La psicoterapia es fundamental.
La mejor forma de evitar la depresión es una buena actividad y un apoyo externo e interno.

Según estadísticas publicadas recientemente, entre el 80 y el 90 % de los habitantes de las ciudades tienen o han tenido episodios de ansiedad. El 50 % de las personas han padecido alguna vez un trastorno depresivo. Es mucho más de lo que nos parece, aunque la mayoría de las personas lo considera un tema tabú.

Muy buena entrada la que nos has dejado. Disculpa mi comentario tan extenso y excesivo.

Saludos. Toni Sagrel.

RECOMENZAR dijo...

La depresion creo que es un imbalance del organismo en gente que esta predispuesta para éso
besos y excelente texto

María José dijo...

Mª Jesús:
La depresión es una enfermedad y la solución está en la medicación principalmente.
Lo demás que mencionas también, pero sin la medicación no hay cura.

Creo que te responde muy bien Alfa79. Lee su comentario.

Toni:
Me encanta que te explayes, no quiero dejar a nadie mudo. Me gusta que la gente tenga opiniones y aporte su criterio, que como siempre, el tuyo es enriquecedor y aporta datos al contenido de la entrada. Así, los lectores obtendrán más información gracias a comentarios como el tuyo.

Has respondido a Mª Jesús por mí.

Sí, la depresión es debido a problemas químicos, es una enfermedad del cerebro donde no hay la suficiente regulación de serotonina principalmente y otras sustancias. Eso lo aporta la medicación.

Hay dos clases de depresión: la intrínseca y la extrínsseca.
La intrinseca es cuando el propio cerebro no segrega bien esas sustancias químicas. El cerebro es un órgano y se puede enfermar como lo hace cualquier otro como por ejemplo el hígado. Entonces hay que aportar esas sustancias con una medicación porque el individuo enferma de depresión y se siente infeliz.
La extrínseca es cuando la depresión es originada por unos problemas, traumas, o situaciones de la persona. Eso ocurre porque el cerebro no segrega la suficiente serotonina que el individuo necesita para afrontar esos conflictos o lo hace mal.En este caso, también hay que ayudarlo con medicación.

En fin, que es una gran desconocida, y está muy mal considerada.

Nadie ve mal que alguien tenga que ponerse insulina, medicarse para el colesterol, para el ácido úrico, para la circulación, para la tensión arterial, etc.. en cambio cuando alguien se medica por depresión se percibe de manera negativa. Hay que acabar con esos tabúes.
La depresión es una enfermedad como otra y hay que curarla.

La depresión es la segunda causa de enfermedad en USA superada por la Cardiopatía isquémica.
Es la mayor causa de incapacidad del mundo.

En España está relegada a una posición menos llamativa porque los accidentes de tráfico ocupan el primer lugar en la tabla.

Se estima que a medida que envejezca la población mundial y se erradiquen las enfermedades infeciosas, los cuadros psiquiátricos y neurológicos irán en aumento y podrían llegar a representar el 15% de las enfermedades globales el 2020.

Gracias por vuestros comentarios.
Un saludo.

María José dijo...

RECOMENZAR:
Nuestro código genético es el que nos predispone para cualquier enfermedad o actividad celular, sin duda.
Si se es miope es por culpa del ADN.
No obstante, las circunstancias pueden desencadenar que una enfermedad u otra que estuviera latente se desarrolle en la persona.
Sin esas circunstancias, a veces, aunque se esté predispuesto no se llega nunca a enfermar ni de depresión ni de otra cosa.

Un saludo.

Compartir esta entrada:

Bookmark and Share
Related Posts with Thumbnails