Wilhelm Roentgen: Los Rayos X


Wilhelm Roentgen (1845 - 1923) Imagen de Wikimedia Commons

El 8 de noviembre de 1895, el físico alemán Wilhelm Roentgen se encontraba en su laboratorio realizando experimentos con un dispositivo de emitía una curiosa forma de luz invisible que producía una extraña fluorescencia en una pantalla cercana al dispositivo.

Su sorpresa fue mayúscula cuando se percató de que esa fluorescencia podía atravesar materiales como el papel, el cartón, la tela o la madera, como si fueran transparentes.

Un día, al poner la mano delante del dispositivo se dio cuenta de que aquella luz desconocida permitía ver la sombra de sus huesos.

A esa radiación electromagnética en longitud de onda le llamó Rayos X. Sin darse cuenta inventó las radiografías.

Radiografía de la mano de la esposa de Roentgen.

La primera radiografía de la historia la obtuvo el mismo Roentgen en 22 de diciembre de 1895, exponiendo las manos de su mujer a la radiación X sobre una placa fotográfica. La impresión que se llevó ella al ver fotografiados sus huesos la dejó muda de asombro.

El invento tuvo una aplicación inmediata. En tan solo 16 días después de que Roentgen publicara su trabajo, ya se realizó su primer uso para obtener una radiografía de las muelas de una paciente.

Roentgen nunca intentó patentar ni obtener dinero por el invento que, desde aquel momento, revolucionó la medicina. Por razones éticas donó su descubrimiento a la humanidad y murió pobre cuando podría haberse enriquecido, para que pudiera ser utilizado líbremente por todo el mundo.

En reconocimiento a sus trabajos le fue otorgado el Premio Nobel de Física en 1901 y donó la recompensa monetaria a su universidad, la Universidad de Würzburg.

ENLACES:

9 comentarios:

Mª Jesus dijo...

Que maravilloso invento el de este hombre y cuanto ha ayudado con su descubrimiento.
Espero que pocas veces hagamos uso de los famosos rayos X.
Saludos.

María José dijo...

Mª Jesús:
Fíjate del avance que supuso para la medicina, incluso desconociendo las posibles efectos negativos que pudieran producir esos rayos, los comenzaron a ulilizar enseguida.

Un saludo.

Oscar Mendizábal dijo...

No cabe duda de la importancia del descubrimiento de los Rayos X, pero lo que más me sorprende de esta historia, es el altruismo de Roentgen.

María José dijo...

Oscar:
Ha habido varios descubridores que no patentaron sus logros por razones éticas.
Marie Curie fue una de ellas al igual que su marido Pierre Currie. Ella fue la primera persona que recibió dos Premios Nobel en distintos campos científicos.
Podría haberse hecho millonaria.

Un saludo

Mª Antonia dijo...

No sabía el detalle de que donara la dotación económica del Nobel. Aparte de una celebridad, fue una persona generosa.
Maravillo ser.
No de todos los personajes que han pasado a la Historia, se puede decir lo mismo...

Gracias por alimentar nuestra curiosidad, Mª José.

Besos.

María José dijo...

Mª Antonia:
Es cierto, no solo fue un gran científico, trabajador e inteligente sino que fue una buena persona.
Ahora se abre una exposición en Granada sobre Audrey Hepburn. Una actriz modélica que en lugar de ir de diva como otras ha destacado no solo por su gran trabajo (obtuvo dos oscars) sino por su labor humanitaria.

Los grandes que son grandes de corazón son todavía más grandes.

Un saludo.

Anónimo dijo...

también esta esta información por si la queréis saber Wilhelm Conrad Röntgen[1] (Lennep; 27 de marzo de 1845 - 10 de febrero de 1923) fue un físico alemán, de la Universidad de Würzburg, que el 8 de noviembre de 1895 produjo radiación electromagnética en las longitudes de onda correspondiente a los actualmente llamados rayos X. En los años siguientes, Röntgen publicó unos estudios «sobre un nuevo tipo de rayos»,[2] que fueron traducidos al inglés, francés, italiano y ruso.

Por su descubrimiento fue galardonado en 1901 con el primer premio Nobel de física. El premio se concedió oficialmente «en reconocimiento de los extraordinarios servicios que ha brindado para el descubrimiento de los notables rayos que llevan su nombre». Röntgen donó la recompensa monetaria a su universidad. De la misma forma que Pierre Curie haría varios años más tarde, rechazó registrar cualquier patente relacionada a su descubrimiento por razones éticas. Tampoco quiso que los rayos llevaran su nombre, sin embargo en alemán los rayos X se siguen conociendo como Röntgenstrahlen (rayos Röntgen).

La Universidad de Wurzburgo le otorgó el grado honorario de Doctor en Medicina. También en su honor recibe tal nombre la unidad de medida de la exposición a la radiación, establecida en 1928: véase Roentgen (unidad).

Anónimo dijo...

muy interesante y muy sencillo de entender. tengo que hacer un trabajo sobre esto y en otras páginas lo explicaban de forma muy complicada...

María José dijo...

Anónimo 1:
Gracias por aportar más información.

Anónimo 2:
Me alegro que esta entrada te haya sido útil.

Compartir esta entrada:

Bookmark and Share
Related Posts with Thumbnails